Evite Accidentes Automovilísticos realizando Mantenimiento Preventivo

Evite Accidentes Automovilísticos realizando Mantenimiento Preventivo

Todos sabemos que conducir a la defensiva y evitar distracciones puede reducir significativamente las posibilidades de tener un accidente automovilístico. Sin embargo, las medidas proactivas como el mantenimiento adecuado de su automóvil también pueden prevenir accidentes en la carretera.

¿No eres mecánico? No te preocupes Es más fácil de lo que piensas.

De hecho, hay algunas cosas simples que puede hacer, incluso si no tiene inclinación mecánica. De hecho, un poco de tiempo extra y observación pueden garantizar que su automóvil funcione lo suficientemente bien como para reducir un posible accidente automovilístico.

Entonces, ¿cuáles son exactamente algunos de los pasos preventivos que puede tomar para reducir los accidentes de autos? Examinemos algunas tácticas principales

Mantener sus Neumáticos

No quieres correr un maratón en un par de malos neumáticos, ¿verdad? En pocas palabras, sus neumáticos son los zapatos de su automóvil. Soportan el peso de su vehículo y sirven como punto de contacto con la carretera. ¿Tiene neumáticos desgastados o inflados incorrectamente? Es más probable que fallen cuando más los necesita.

Un reventón de un neumático puede hacer que pierda el control de su automóvil. ¿Por qué? Muchas personas no saben cómo reaccionar cuando un neumático pierde presión rápidamente. Pueden frenar de golpe o sacudir bruscamente el volante hacia un lado. Estos comportamientos abruptos pueden provocar colisiones traseras o accidentes con T-bone.

Verificar la presión de los neumáticos es simple. De hecho, puedes hacerlo en la mayoría de las estaciones de servicio. Muchas estaciones de llenado tienen quioscos que inflan los neumáticos que controlan y regulan la presión de los neumáticos. ¿No está seguro de qué nivel de presión necesita para sus neumáticos? Busque una etiqueta en el interior de la puerta lateral del conductor. Si no puede encontrar nada, consulte el manual del propietario.

Mientras su neumático se infla, busque signos de desgaste desigual o “neumáticos de calvicie”. Como diagnóstico simple, pon un centavo en la banda de rodadura con la cabeza de Lincoln boca abajo y mirando hacia ti. Si ve la cabeza completa de Lincoln, probablemente sea hora de reemplazar sus neumáticos.

Revise sus Limpiaparabrisas

Todos hemos tenido esos momentos en que un aguacero repentino limitó severamente nuestra visibilidad. Los limpiaparabrisas ineficaces pueden convertirse en un grave peligro en condiciones climáticas adversas. Mientras te cuesta ver más allá del parabrisas, también estás reduciendo drásticamente tu tiempo de reacción.

Según el Departamento de Transporte de los Estados Unidos, de los casi seis millones de accidentes automovilísticos que ocurren cada año, aproximadamente el 20% están relacionados con el clima. Hasta el 46% de estos accidentes ocurren durante tormentas.

Revisar los limpiaparabrisas es fácil. Intente hacerlo al menos una vez al mes, especialmente durante las estaciones lluviosas o nevadas. Si nota limpiaparabrisas desgastados o agrietados, reemplácelos. Solo tomará uno o dos minutos. Algunas tiendas de autopartes incluso las reemplazarán si no puede resolverlo.

Asegúrese de que todas sus luces funcionen

Incluso una luz rota o quemada en su automóvil puede causar un accidente. Las luces direccionales, las luces de freno y las luces de reversa comunican de manera efectiva sus intenciones mientras maniobra en la carretera. Por ejemplo, si señala un giro, entonces el conductor detrás de usted puede comenzar a reducir la velocidad o cambiar de carril. Sin embargo, cuando estas luces no funcionan, otros conductores tienen menos tiempo para reaccionar.

Además, los faros quemados hacen que sea más difícil distinguir los peligros en la carretera al anochecer. Del mismo modo, otros conductores, ciclistas o peatones tampoco pueden notarlo tan rápido.

Con frecuencia, solicite la ayuda de alguien para asegurarse de que todas las luces de su automóvil funcionen correctamente. Pídale a alguien que examine sus luces y mientras encienda señales, frenos y luces de reversa. Si una luz no funciona correctamente, cambie la bombilla o llévela para repararla.

Manténgase informado sobre cualquier retiro

Probablemente hayas escuchado sobre retiros de seguridad de accidentes automovilísticos en las noticias. Las bolsas de aire no funcionan correctamente. Arnés de cinturón de seguridad defectuoso. La lista sigue y sigue. Por supuesto, las noticias no informarán todos los retiros de automóviles.

Cuando un fabricante de automóviles descubre o es responsable de un defecto grave en el diseño de un automóvil, se emite un retiro. Un retiro requiere que el fabricante envíe un aviso oficial a los propietarios de un vehículo. A partir de ahí, generalmente puede llevar su automóvil a un departamento de servicio del concesionario para resolver el problema. Estas reparaciones suelen ser gratuitas.

Si recibe un aviso, no lo ignore. Tómese el tiempo para programar las reparaciones necesarias para asegurarse de que su automóvil funcione de manera segura y eficiente.

¿No recibió una carta de retiro? Todavía no está de más comprobar si su automóvil tiene algún aviso de retirada. Después de todo, puede tirar accidentalmente un aviso de retirada pensando que era correo basura. O bien, es posible que el aviso simplemente no haya llegado a usted.

Verificar retiros del mercado es fácil. Puede ir al sitio web de la Asociación Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras e ingresar el número de identificación del vehículo (VIN) de su automóvil. Luego, puede ver si su vehículo tiene retiros no reparados durante los últimos 15 años.

Presta atención a tus frenos

¿Alguna vez escuchó un chirrido mientras aplicaba los frenos? ¿Ha notado una vibración al parar su auto? Podría ser el momento de revisar y reparar los frenos.

Seamos realistas: los frenos son importantes. Si los frenos no funcionan correctamente, no podrá detenerse. Y, el tiempo que tarda el automóvil en disminuir aumenta. Las colisiones traseras, los accidentes que involucran a peatones y los daños a la propiedad son comunes durante las fallas de los frenos.

Si sospecha algún problema con sus frenos, haga que su mecánico los inspeccione lo antes posible. Además, ciertamente no está de más programar una inspección de frenos de rutina al menos un par de veces al año. Muchos centros de servicio lo harán de forma gratuita mientras cambian su aceite y rotan sus neumáticos.

Verificar Fugas en su Automóvil

A menos que esté inclinado mecánicamente, verificar si hay problemas debajo del capó puede ser abrumador. Sin embargo, mirar debajo de su automóvil puede alertarlo sobre posibles problemas antes de que se conviertan en problemas peligrosos. Simplemente tomando unos segundos para inspeccionar el camino de entrada o el piso del garaje puede determinar si su automóvil tiene fugas de líquidos importantes.

Si nota un charco o incluso algunas pequeñas manchas debajo de su automóvil, hágalo revisar. Las fugas no se arreglan solas. El aceite con fugas, el refrigerante, el freno o el líquido de dirección afectarán el rendimiento de su automóvil. Por ejemplo, una línea de freno rota podría inutilizar sus frenos. Los niveles muy bajos de refrigerante pueden hacer que su motor se sobrecaliente o incluso se incendie.

No importa si no sabe qué líquido está goteando. Cualquier fuga puede conducir a condiciones de manejo inseguras. Y simplemente rellenar sus fugas de líquidos solo puede aplicar un vendaje barato en una herida potencialmente grave.

Mira, escucha y siente mientras conduces

Si bien algunos problemas con el automóvil aparecen rápidamente sin mucha advertencia, otros pueden evitarse prestando más atención al rendimiento del automóvil. Es posible que desee ignorar una pequeña vibración adicional en el volante o un ruido inusual si su automóvil parece funcionar bien. Después de todo, las facturas mecánicas pueden ser costosas. Y, puede estar estirando su presupuesto para arreglarlo.

Pero, considere las alternativas.

Si algo no parece correcto en el automóvil y no lo arregla, podría llevar a reparaciones más costosas en el futuro. Peor aún, una falla en uno de los sistemas del automóvil puede causar una situación muy peligrosa en la carretera. Un par de cientos de dólares para solucionar un problema de dirección no es nada en comparación con las dificultades financieras creadas por una colisión frontal o un accidente con lesiones graves.

Mantener tu Auto no es tan difícil como crees

¿Quieres estar seguro en tu auto? Comience con los sencillos pasos mencionados en este artículo. No olvide programar cambios regulares de aceite y mantenimiento de rutina. El pequeño costo de estos servicios puede ahorrarle miles de dólares en costosas reparaciones y reclamos por accidentes.

Sea cauteloso. Sea proactivo. Y piense en todo el tiempo que pasa en su automóvil. ¿Quieres ponerte a ti y a tu familia en riesgo? No cuidar adecuadamente su automóvil también puede causar estragos en un accidente automovilístico.

Entonces, adelante y haga un par de estos controles simples ahora mismo. Hacerlo te dará tranquilidad la próxima vez que te pongas al volante.

Evaluación Gratuita de Casos

WordPress Lightbox Plugin