Cómo No Perder el Control de Nuestro Carro

«Prestemos atención a esta historia que nos servirá para aprender y evitar que nos suceda lo mismo que al protagonista:

Hace unos meses me paró un policía y me dijo que en lugar de ir a 40m/h, que era lo permitido en esa calle, estaba transitando a 55m/h. Le confesé que no me había dado cuenta y que el carro era nuevo y aún no me había acostumbrado a él. El policía me respondió: “entonces no debería estarlo manejando»», y ¡tenía toda la razón!

Debemos mirar cada cierto tiempo cuál es la velocidad máxima en una zona y tratar de no superarla. Lo que ocurre es que mientras manejamos estamos haciendo no menos de siete cosas a la vez.

Mire Esta Es la Lista de las Tareas a las que Solemos Prestarles Atención:

Estirar la mano dentro de la bolsa para encontrar el celular que, ¡siempre está debajo de todo! Cambiar la emisora o la canción; pintarnos los labios o fumar; ajustar el asiento; anotar algo de lo que no debemos olvidarnos; comer una barrita de cereal porque no desayunamos bien; tomar el café que compramos de pasada; y si vamos con niños tratar de que entiendan que no podemos mirar todo lo que nos muestran, porque si no, chocamos.

Pero la mayor distracción es aquella que nos provoca una discusión de trabajo o de pareja. En esos casos la persona que está conduciendo se transforma en un autómata, la cabeza va por un lado y el cuerpo que conduce es una especie de robot que lo que quiere es llegar a su destino para seguir con esos temas de discusión, tan importantes, que no nos permite damos cuenta que estamos yendo al doble de velocidad permitida.

Seamos obedientes a las leyes de tránsito y respetemos los límites de velocidad, así como tratemos de manejar sin mayores distracciones.»

Evaluación Gratuita de Casos

WordPress Lightbox Plugin