Las Declaraciones Grabadas Pueden Dañar tu Reclamación

«Las compañías aseguradoras se salen de su camino para convencer a las personas a reducir el monto de la reclamación. Muchas personas piensan que el hecho de dar información no podría afectarlos o que tienen que dar las declaraciones grabadas, es más, que la compañía aseguradora no arreglará su carro o pagará su cuenta. Antes de dar las declaraciones grabadas, solicite ayuda de un abogado. Permita que sean estos quienes le digan cuáles tienen que responder y cuáles no. Las preguntas que las compañías de seguros le hacen a usted están creadas para ser usadas en su contra posteriormente.

Tuvimos un cliente que estuvo involucrado en un accidente de carro y decidió solucionar su reclamo por su propia cuenta sin acudir a abogados. El ajustador de seguros le preguntó: ¿Qué lesiones usted recibió a consecuencia del accidente? El cliente comentó que le dolía el hombro y no mencionó ninguna otra parte del cuerpo porque eso era lo que le dolía más en ese momento. No le mencionó al médico que también tenía dolor en las piernas y la espalda porque el dolor era menos agudo. Meses después, la aseguradora lo acusó de mentiroso y que había cometido fraude.

Si deja por fuera una lesión, ellos después lo acusarán por mentir y dirán, “ahora usted se queja de una lesión de rodilla, pero cuando nosotros tomamos su declaración grabada después del accidente, no dijo nada acerca de dicha lesión, entonces debe estar haciendo esto con la finalidad de obtener beneficios del accidente.” Nos agradeció mucho cuando acudió a nosotros para que lo ayudáramos con su reclamo. Pudimos obtener el monto total de su póliza de seguros.

La segunda y más grande manera en la que usan las declaraciones grabadas en su contra, es conseguir de su parte una supuesta respuesta acerca de cómo sucedió el accidente. O hacerle confesar que no sabe nada acerca del incidente, lo que después usan en su contra. Por ejemplo, ellos quizás pregunten:¿Qué tan rápido iba la persona que chocó detrás suyo? Y usted posiblemente dirá: “yo pienso que él iba por lo menos a 45 millas por hora”. Y usted solo dice eso porque el accidente lo sintió realmente fuerte. Pero después, las evidencias indican que el daño fue menor y que la velocidad estaba cerca de 10 a 15 millas por hora. Entonces posiblemente la compañía aseguradora dirá, “Wow… usted realmente estaba exagerando con respecto a la velocidad cuando nosotros tomamos su declaración”, entonces, ¿Usted hoy está exagerando sus lesiones? ¡Ve lo difícil que puede ser!

Otro ejemplo es cuando ellos le preguntan a usted ¿De dónde venía el otro carro?, y usted responde, “No lo sé”. Entonces inventan una explicación plausible del porqué su asegurado no tiene la culpa ya que usted no puede decir que hicieron mal. La única razón por la
que usted respondió, “No lo sé”, es porque no tenía el tiempo para investigar toda la información y evidencia. Y en el momento en el que suministró la declaración grabada, era injusto que fuera lo suficientemente capaz de saber muchas cosas acerca de cómo sucedió el accidente.

Evaluación Gratuita de Casos